AMÉRICO VILLARREAL

AMÉRICO VILLARREAL

EL INQUISIDOR

LUIS ARMANDO VARGAS TORRES.

Corría diciembre de 1988 el que esto escribe era estudiante de Economía por el IPN cuando me hice amigo  del ex presidente de la República Emilio Portes Gil, amablemente se ofreció a apoyarme para trabajar en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el sueño de todo economista.

Realicé toda la tramitología ya aprobado me dijeron que entraba a laborar en principios de enero de 1979 por estar cerrado el presupuesto. No contaba con que  fallecería  el 10 de diciembre de 1978, nuestro ilustre Tamaulipeco creador de la autonomía universitaria.

Cuando acudí en enero,  me encuentro con que mi trabajo ya no procedía debido a la muerte de Don Emilio Portes Gil, el compromiso y su recomendación se quedaron sin efecto  con su muerte.

Desconsolado, me di a la tarea de tocar puertas acudiendo a la representación tamaulipeca en el entonces DF y contacte a Don Enrique Cárdenas González entonces gobernador del estado, ordenando que se me diera un listado de los tamaulipecos encumbrados en el Gobierno Federal y que escogiera con quien me recomendaría. Escogí al Ing. Américo Villarreal Guerra subsecretario de Infraestructura Hidráulica.

Me sorprendió la personalidad de don Enrique Cárdenas, un hombre imponente, de hablar directo, franco, de actuar suigeneris, con botas y sombrero vaquero,  paternal y generoso. Huelga decir que me retiré con la recomendación y $300, de aquellos para que me echara un taco.

Para presentarme con el Ing. Américo Villarreal fue un Show, tenía 3 secretarios particulares, muy amables y extremadamente corteses, pero hacían las veces de filtros y no podía entregarle la recomendación en la mano como me indicó don Enrique “porque te la hacen de agua”

Hasta que se me ocurrió hablarle de la calle a su oficina y le dije que la llamada era de parte de Don Enrique Cárdenas, que traía un encargo y me contestó dándome una audiencia en una semana. La cita era a las 21: 30 horas y salieron a recibirme  custodios del edificio, yo temblaba porque pensaba que me llamaría la atención, pero fue todo lo contrario salió personalmente a recibirme y hasta me sacó la silla  para que me sentara.

Obtuve el trabajo, transcurrido algún tiempo se le cayó la candidatura a la gubernatura en 1982  a causa de su fracaso para ser presidente del colegio de ingenieros civiles de México en 1980. Trascendió que José López Portillo dijo que no podía darle la Gubernatura de Tamaulipas a un perdedor de su gremio, pero lo hizo Senador entre 1982-1986.

La gubernatura la otorgó a Emilio Martínez Manautou como premio de consolación, la historia ya la conocemos el que realmente gobernó fue el yerno de oro el Ing. Raúl Blázquez Coppel. Al final del sexenio de Martínez Manautou el que le hizo justicia fue el Colimense, Miguel de la Madrid Hurtado y obtuvo la gubernatura 1987-1993.

Los que conocimos al ingeniero sabíamos de su sencillez y caballerosidad, al final de su mandato se le veía en la tortillería que está por el fraccionamiento Teocaltiche en Cd. Victoria haciendo cola como cualquier ciudadano, nunca aceptó una atención especial, sólo sin guaruras. Se le conoció como el gobernador Caballero.

Hablé de Américo Villarreal Guerra, porque para Tamaulipas ya se perfila su sucesor el Dr. Américo Villarreal Anaya, nieto del Dr. Anaya del mero San Carlos; el del corrido del caballo llamado el Califa si señor. Resulta que el Dr. Américo Villarreal ha hecho carrera en la Secretaría de Salud de Tamaulipas como Subsecretario de atención Hospitalaria durante 12 años.

Ignoro si era Priista, el que labores en una dependencia bajo un gobierno te hace institucional pero no miembro del partido en el poder. Lo cierto es que trascendió que Andrés Manuel López Obrador lo buscó personalmente para que contienda por Morena a una Senaduría. La amistad de AMLO con su padre es causal.

El Dr. Américo es excelente cardiólogo, partidario de la medicina alternativa, cuando fue Director del Hospital General le abrió un espacio a la homeopatía a pesar de la oposición de la comunidad médica, hombre parco, afable e inteligente.

De ganar AMLO como parece, el efecto dominó se hará presente como con Fox y recientemente FJCV en Tamaulipas donde muchos munícipes y diputados le deben el encargo a pesar de haberle jugado la contra. Hay que observar de cerca al Dr. Américo porque será un elemento de peso en el futuro de la política Tamaulipeca.