DESTACADAS

CONCESIONARIOS APUESTAN POR SISTEMA ECONOMICO

Jesús Aguiñaga Guzmán

Los constantes problemas que acarrean desde su instalación las barras electrónicas, que contabilizan a usuarios de camiones urbanos, tanto económicos, de personal y por instalación de programas; ponen al concesionario en la búsqueda de sistemas menos costosos y que sirvan para cuidar los ingresos del negocio.

“Ha sido un constante desembolso y poca ganancia utilizar este sistema electrónico, $65 mil por cada par de barras, $6 mil por semana del ingeniero que opera el sistema, más gastar de 4 a 8 mil pesos por tarjeta dañada; sin contar con sueldos, gasolina y mantenimiento de las unidades; esta dejando menos de 500 pesos por turno; en cambio con el sistema de “rehilete”, se cuentan subidas y bajadas, no lo pueden dañar pues su sistema esta sellado y el costo de mantenimiento es mínimo”, dijo Roberto Luis, quien se asocio con un concesionario local en al menos cinco rutas de camiones urbanos.

Destacó que ya se tiene contemplado instalarlo en rutas de diferentes colonias, pues así al chófer se le quita al conocido tapa-barras, no puede echarle ningún líquido para dañarla y aseguran que el pasajero tiene más espacio al abordar la unidad.

Translate »