Crea fama y échate a dormir…

Crea fama y échate a dormir…

“Crea fama y échate a dormir” reza el viejo refrán, haciendo alusión a que es muy difícil cambiar de opinión cuando una institución o persona han actuado mal, y justo eso es lo que le está sucediendo hoy al gobierno federal y a televisa.

Como ya se ha visto que muchas veces han sacado provecho de las contingencias ahora muchos mexicanos aseguran que en esta desgracia, de los sismos que azotaron y enlutaron a nuestro país, aprovechan para ganar credibilidad.

Buena parte de los mexicanos creen que otra vez la dichosa caja china, la que aparece en la película “La dictadura perfecta”, para atender intereses mezquinos entro en acción, que el gobierno federal y televisa  fueron los que crearon la historia de FRIDA SOFIA.

Recordemos que en la película se retrata una televisora creando una historia distractora, avalada por el sistema, donde juegan con la integridad física y emocional de la gente con el único objetivo de ganar rating y credibilidad, de paso, para cubrirle la espalda al gobierno.

Lógica tiene de que en esta ocasión hay algo parecido porque aparte de las cámaras de noticieros, que no se mandan solos, que daban cobertura, que demonios tenía que hacer en el lugar el productor PEDRO TORRES, creador de historias, y AURELIO NUÑO uno de los presidenciables.

Cierto NUÑO puede alegar que se trataba de un centro educativo, pero ¿apoco era el único plantel que tenía problemas? Obvio no, pero en ese colegio si  tenía los reflectores, audiencia y producción lista.

Igual todo pudo ser coincidencia, pero en política y mercadotecnia no existente tal, solo las oportunidades aunque sean a base de las desgracias y eso lo saben bien los estrategas y mercadologos de las grandes televisoras y el sistema, las historias de dolor y esperanza venden, captar la atención del respetable, y televisa y el gobierno siempre le han apostado a eso, recordemos el caso de MONCHITO en el terremoto del 85, por dicar uno de los tantos, así es que si no fueron ellos los creadores de la farsa en esta ocasión, si parecen.

Sin defender o culpar a nadie lo cierto es que las redes sociales igual se manejaron irresponsablemente en ese caso, además que también la ciudadanía contribuyo, a la historia le iban agregado matices.

Claro que igual no se duda que pudiera haber mala intención, pero que productores y financiadores de la moderna caja china  olvidaron  que ahora no corre el año de 1985 cuando la radio y Televisa eran los únicos medios de comunicación electrónica y se podía manipular la información, que incluso la misma pasaba por filtros y edición para satisfacción del sistema, obvio, siempre para ganancia de la televisora, hoy no es como en aquellos años, las tecnologías juegan un papel muy importante en cualquier acción, así como engrandecen situaciones igual no tardan mucho en desenmascarar una mala actuación.

FRIDA SOFIA, una niña inventada que supuestamente estaba bajo los escombros de un colegio, la falsa historia mantuvo a los televidentes y usuarios de las redes sociales a la expectativa, rogándole a DIOS porque la rescataran con vida y, a final de cuentas, resultó que no existía tal niña, que todo había sido una mentira.

Después de que se supo no existía tal niña bajo los escombros y de la que autoridades, medios de comunicación y ciudadanía hablaron  nadie quiere cargar con la culpa pero la mayoría de los mexicanos señalan que fue un fraude más, una mentira de una televisora y el gobierno federal  que la manera poco ortodoxa con la que intentaron disculparse y de que ya han antecedentes de cómo se las gastan para engañar a la ciudadanía, los señala como culpables, ahora si como reza el refrán “crea fama y échate a dormir.

Pero como dijera FELIPE CALDERON, que por cierto no lo hemos visto donando ni siquiera un mes de su pensión, haiga sido como haiga sido o de donde haya salido el guion de la historia de FRIDA SOFIA,  lo que importa es dejar de distraerse cuando es momento de que todos solidariamente por el bien de la nación estemos en acción.

Si nuevamente actuaron alevosamente, no se vale que en medio del caos quieran lucrar con el dolor, que aprovechen la tragedia para ganar auditorio y confianza, ya bastante tiene este bello país con el sufrimiento de su gente como para que  personajes sin escrúpulos, con acciones reprobables como es el inventar una historia para captar la atención, fomenten la desconfianza a las instituciones y a la misma ciudadanía.

Queriendo excusarse los señalados unos culpan a los otros de lo sucedido, pero en esa historia la verdad ya no importa quienes fueron los culpables, lo lamentable es que mientras buscaban una niña que no existía  es posible que otras personas dejaban su último aliento bajo los escombros.

Vergonzoso fue que pusieran a los integrantes de la Marina a disculparse, a reconocer que hubo desinformación, que la niña no existía, quizá ellos solo seguían una instrucción.

Nuestra Marina es la institución más confiable, incluso para el extranjero, no se vale que les exhiban, ¿en quién va a confiar ahora los mexicanos? Si hubo desinformación, pues igual otro vocero debió salir a dar la cara, claro que si la acción hubiera sido exitosa créame que ni los hubieran tomado en cuenta para declarar, otro personaje, incluso NUÑO, hubiera sido el que apareciera en los reflectores.

Aunque hay quienes quieran satanizarles  sigo creyendo en la institución, en nuestras heroicas fuerzas armadas y navales, el salir dos altos mandos a dar la cara, reitero, quizá por otros, se les notaba la pena e indignación en el rostro.

Ante las tragedias nadie debe sacar provecho, ni político, social o económico, menos que para aumentar rating o  ganar adeptos con el pueblo se juegue con la integridad física y emocional de los ciudadanos.

No es tiempo de distraerse ni de andar inventando historias, son momentos de demostrar de que está hecha esta raza azteca, que todos los mexicanos hagamos fuerte a este país.

Ojala después de la mentira y las justificaciones la solidaridad de los mexicanos no decaiga, que nuestras fuerzas armadas sigan siendo baluarte, que todos entiendan que no es válido desinformar o quererle ver la cara al pueblo, jugar con los sentimientos, vida e integridad de los ciudadanos.

Ahora más que nunca se debe privilegiar la verdad, el respeto y la buena voluntad, no valen los fraudes, ni mentiras  que le abonemos a historias inventadas para ganar auditorio, credibilidad, y de paso clientela electoral.

vida.diaria@hotmail.com,twittter@VidaDiaria1