Enloqueció…

Enloqueció…

Hay personajes que aún no entienden lo que es la política y sienten que estar en un puesto les da impunidad, les permite actuar como les venga en gana y que nadie les puede tocar aun cuando se equivoquen.

Es el caso de la Diputada Federal ELVA VALLES quien lejos de reconocer sus fallas cuando se le exhiben las mismas le da por amenazar.

Mire, hace casi dos años, antes de que la autoridad electoral anunciara el arranque de las precampañas para la elección que ganó FRANCISCO GARCIA CABEZA DE VACA, en un salón de belleza escuchamos una conversaron, se trataba de una mujer hablando por celular que decía lo siguiente.

“Pues sí, quiere que deje la Diputación para que me registre pero ya le dije que no, que necesito mucho el dinero”, la que hablaba era ELVA VALLES mientras le secaban el pelo.

Era imposible no escuchar la conversación porque lo hacía en voz alta por el ruido de la secadora y la verdad no se le dio importancia a la conversación, luego nos enteramos que no había aceptado dejar la curul unos meses para registrarse como precandidata a la gubernatura de Tamaulipas y así el PAN pudiera utilizar los tiempos de precampaña.

Aunque propios y extraños saben que fue LIDIA MADERO quien la llevo al PAN, la diputación se la debía al entonces aspirante y hoy gobernador FRANCISCO JAVIER GARCIA CABEZA DE VACA razón por la que no se antojaba coherente que ella se negara a lo que debió de aceptar sin cuestionar, aun y aunque fuera mucha su necesidad de un sueldo cobrar.

¿Cómo se le llama a esa acción?, ¿lealtad, agradecimiento?, la gente dice que en ese entonces la Diputada no confiaba en el triunfo del PAN y por eso se entiende la negativa.

Bueno, tal vez se tendría que ser tolerante y creer que era mucha la necesidad de la Diputada por ganarse un dinerito, de algo hay que comer, pero, aun así, los que saben de política entienden que ese es el juego y a él se tienen que sujetar.

El caso es que hace unos días  se recordó que VALLES a pesar de que le debía al actual mandatario la diputación no le ayudó cuando le necesitó, le enojo tanto a la Diputada que le recordaran ese pasaje, que encolerizada envió mensajes  con un lenguaje vulgar a quien esto escribe.

Muy molesta por haberla mencionado hizo amenazas y me pregunto, ¿acaso creerá que por ser Diputada tiene impunidad?, claro que no, pero es claro que no tiene conocimiento de lo que es la política, es ignorante del comportamiento que debe tener un legislador.

Fuera de sí la mujer escribe palabras altisonantes y lanzó una amenaza, textualmente dice, “no vuelvas a decir eso  porque tendrás que darte prisa a borrar, a quienes me defiendan”, luego pide que la ignore, pero no se puede ignorar una amenaza.

Ese mismo día, mediante twitter, pero de otra cuenta a nombre de GISSELA GUZMAN, se defiende a la Diputada y acusa al gobierno de utilizar gente para “morder”, esa fue la palabra, a la legisladora y pide que le responda.

Pues bien, nada tiene que ver la actual administración con lo que ELVA VALLES habló vía celular hace más de un año que escuchamos y recordamos hace unos días.

Los textos, con su cuenta, día y hora, enviados por ELVA VALLES fueron grabados y turnados a un grupo de abogados y notario público para su resguardo quienes aconsejan hacer que se aplique la ley de protección a periodistas y demande a la legisladora para sentar un precedente y cuidar la integridad y si algo sucede a una servidora o la familia culpar directamente a la legisladora.

“Enloqueció, es violenta y en sus palabras se retrata”, comentaron algunos periodistas que vieron los mensajes de la Diputada, yo la verdad creo que estaba en un mal momento que en ocasiones la infelicidad, el no ser feliz hace que la gente pierda el control, pero, bueno, las pruebas de los textos con su amenaza están y serán tratadas de manera legal.