Ladrón…

Ladrón…

Dicen que la ocasión hace al ladrón y quizá así es en muchos casos aunque en otros también es la necesidad.

Hace algunos años un jefe policiaco recomendaba que los propios ciudadanos aprendiéramos a cuidar nuestros bienes, a ser más precavidos, entre las recomendaciones estaba el conducir con cuidado, cerrar bien coches y casas, no dejar a la vista objetos de valor que despierten la tentación, además de hacer una red vecinal o ciudadana para cuidarnos unos a otros porque estaba visto que la ocasión hace al ladrón.

Y como la ocasión hace al ladrón muchos políticos igual aprovechan el puesto para quedarse con lo que no es suyo, más cuando sienten que el manto de la impunidad les cubre.

Sea como sea, no se vale que los amantes de lo ajeno atenten contra el patrimonio de otros, no es correcto que los ladrones solo porque ven algo que creen está mal puesto, por maldad, o por hacerse de dinero rápido despojen a ciudadanos.

Todo viene a colación porque ayer a unos cuantos kilómetros de Ciudad Victoria un camión que transportaba maíz se volcó, su carga se derramó y más tardó la pesada unidad en caer que en llegaran personas y desaparecieran en cuestión de minutos el cargamento.

Claro que las autoridades policiacas y de protección civil se apersonaron en el lugar, los primeros para tratar de evitar el robo y las segundas para resguardar el área pero fueron superadas.

Una toma aérea muestra como la gente corre hacia el camión, lo peor es que se ve que muchos estaban organizados, como si esperaran que la pesada unidad se volcara, porque en segundos ya iban con palas, cubetas, costales y hasta en mano cadena cargaban grandes camionetas con el maíz, eso señores, aquí y en China, es rapiña.

Igual se vio a señoras con sus pequeños hijos, muchos jóvenes, campesinos y hasta adultos mayores llegaron con cubetas para tomar el maíz pero fueron los que menos se llevaron, quizá aquí es donde aplica que la ocasión hace al ladrón pero también la necesidad.

La verdad dio tristeza ver las imágenes, un chofer del que nadie se preocupó si estaba lesionado, gente de muy escasos recursos llevándose el maíz, quizá para comer pero igual aparecieron los oportunistas.

Habrá quien diga que la autoridad debió actuar y evitar la rapiña y si, así es, porque esa carga tenía un dueño, quizá ni asegurada estaba y hoy tenga pérdidas, tal vez hasta el chofer le finquen responsabilidades, quien lo sabe.

Lo cierto es que si las autoridades hubieran utilizado la fuerza para evitar la rapiña a estas horas las redes sociales ya estarían saturadas de comentarios tachándolos de prepotentes, abusivos e insensibles.

Las imágenes son para reflexionar si estamos perdiendo la sensibilidad pero que también hay mucha necesidad.

Otra situación es que quizá hay tramos carreteros que merecen especial atención y hasta remodelación para que, al menos en esos casos, la ocasión no haga al ladrón.