No es demasiado tarde…

No es demasiado tarde…

Se perfectamente que en diversas ocasiones he abordado el presente tema pero nunca está de más hacerlo de nueva cuenta así como nunca declinaré en hacerlo las veces que sean necesarias para que nos quede claro como sociedad. Seguimos viviendo tiempos difíciles y pareciera que estamos envueltos en una vorágine negativa de la cual será difícil recuperarnos. Si en efecto, tenemos múltiples problemas tanto en las distintas ciudades  y municipios, en el estado y en nuestra hermosa pero vapuleada nación. Solemos ser muy conformistas, condescendientes y como sociedad hemos dejado pasar innumerables oportunidades de unir esfuerzos y trabajar todos juntos para salir avante. No hay que tomar las cosas a la ligera porque igual que con el cambio climático en el mundo, estamos viendo como la madre naturaleza nos da avisos de que ya es suficiente abuso y que si no cambiamos nuestras formas de hacer las cosas y vivir, catástrofes infames y aleccionadoras se avecinan.

El Mexicano es tristemente reconocido “por dejar las cosas para el ultimo” el no pasa nada, mañana lo hago, así es la vida, etc. etc. y por ser así estamos como estamos. No nos vemos como un todo, con una visión de grupo, nos visualizamos como individualistas que resulta ser vivimos entre otros.

Yo creo que a la enorme mayoría ya no quisiera ver tanta pobreza, desigualdad, hambre, tanta miseria, corrupción, impunidad. Ya las matanzas se vuelven en sucesos cotidianos y más que unirnos para pararlas, seguimos pasmados ante lo terrorífico pero increíblemente complacientes. Y esto no es cuestión solo de culpar a los autores materiales sino de ver el por qué se llegó hasta este punto, por que dejamos que se llegara hasta este punto o porque no estamos haciendo lo suficiente como sociedad para enmendar lo que mal se ha hecho. En esta cruel realidad, los colores deberían ser lo de menos, las diferencias deberían pasar a segundo término y dar paso a exaltar las coincidencias, la lucha por el poder debería ser por el verdadero poder del cambio y no de aquel que se usa para reprimir y controlar.

Reynosa, Laredo, Mante, Victoria, González Miquihuana, etc. todos los municipios nos necesitan a todos, el estado suplica a sus hijos comprometidos para que lo ayuden y todos juntos poder regresar los tiempos de progreso palpable y continuo. Nuestro país lo exige y demanda, nuestro planeta lo requiere. No seamos egoístas y/o egocéntricos, pensemos como un todo para todos y no como un uno para mí y los míos.

Hermanos Tamaulipecos, Mexicanos y del mundo, es tiempo de dejar a un lado todo aquello que nos divide y enarbolar nuestra humanidad a través de la comunión y hermandad. Más abrazos que balazos, más empatía que egolatría, más amor que odio.

En verdad no es demasiado tarde, si en realidad lo queremos todo lo podremos…

Reflexión

El amor es la alegría de los buenos, la reflexión de los sabios, el asombro de los incrédulos.

Platón