Se entrega Paul Manafort, exdirector de campaña de Trump

El exdirector de campaña de Donald Trump, Paul Manafort, y un antiguo socio de negocios, Rick Gates, se entregaron al FBI la mañana de este lunes, de acuerdo con reportes de diversos medios y una persona familiarizada con el caso.

Ambos están acusados de los delitos de los delitos de lavado de dinero, además de fraude fiscal y cabildeo en el extranjero. Los cargos contra ambos hombres son los primeros en la investigación del fiscal especial, Robert Mueller, sobre los vínculos entre Rusia y el equipo de campaña de Trump.

“Manafort utilizó su riqueza oculta en el extranjero para disfrutar de una lujosa vida en los Estados Unidos sin pagar impuestos por ello”, indica el documento de acusación.

Asimismo, indica que como parte del esquema elaborado por los acusados, “entregaron repetidamente información falsa a contables financieros, auditores de impuestos y asesores legales, entre otros”.

El lunes, el New York Times informó que Manafort y Gates recibieron la orden de rendirse, citando a una persona anónima involucrada en el caso. The Associated Press confirmó que Gates se entregaría a las autoridades.

Mueller fue designado como fiscal especial en mayo para dirigir la investigación del Departamento de Justicia para investigar si el Kremlin colaboró con miembros de la campaña presidencial de Trump para manipular las elecciones presidenciales del año pasado.

Manafort es uno de los objetivos principales del fiscal. Previamente, personal del FBI investigó la casa de Manafort buscando sus registros de impuestos y transferencias internacionales. El exdirector de campaña había sido investigado anteriormente por sus vínculos con el expresidente de Ucrania, Viktor Yanukovych.

Gates, por otro lado, trabajo con Manafort en el sector privado antes de colaborar con él en la campaña presidencial.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente Donald Trump negó que los crímenes de los que está acusado Manafort ocurrieran mientras formaba parte de su equipo de campaña y cuestionó que no se investigue también a Hillary Clinton y al partido demócrata.