Van 73 candidatos muertos

Los ataques del crimen organizado contra candidatos y políticos son el reflejo de cómo la delincuencia ha penetrado las administraciones municipales y estatales en el territorio nacional, consideró Manuel Yarto, analista político y docente de la Universidad Regiomontana.

El sábado, el narcotráfico asesinó a Juan Andrade, candidato de Movimiento Ciudadano por la Alcaldía de Jilotlán de los Dolores, Jalisco, y quien fue agredido a balazos. El asesinato de Andrade se suma a las muertes de candidatos que han perdido la vida a manos del crimen organizado durante el actual proceso electoral, y que según la Secretaría de Gobernación suman 30, aunque para el coordinador del PRD en el Senado, Luis Sánchez, hay más de 68 casos.

Consideró que estos hechos demuestran que el crimen organizado asesina a políticos de otros partidos para imponer a sus candidatos en busca de controlar y manipular los niveles municipales en distintas entidades de México.

“Las administraciones municipales fueron contaminadas por el narco desde hace mucho tiempo. El que ahora estén matando candidatos es parte de una lucha de poder por seguir controlando ese sector del poder”, comentó el analista político.

También consideró que por medio de los asesinatos, el crimen organizado busca intimidar e imponer al candidato que les garantice tener el control del nivel municipal.

El coordinador del PRD en el Senado dijo que Guerrero es el estado con más muertes, con al menos 11, seguido de Oaxaca, Puebla y Veracruz, con 7 asesinatos cada uno.

La violencia contra Presidentes Municipales se ha recrudecido durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, según cifras de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC).

Mientras el sexenio pasado se registraron 47 asesinatos de Alcaldes electos, en funciones y ex Ediles, en la presente Administración federal suman 73.