Vigente Legado de Zapata con Ley Agraria

México.-En el 98 Aniversario Luctuoso de Emiliano Zapata, el Gobierno de la República y los campesinos honran su memoria porque su legado, el Plan de Ayala, abrió el camino para impulsar la Primera Ley Agraria de 1915 “hace 102 años”, y la Constitución de 1917. Posteriormente ocurrieron grandes transformaciones que dieron forma a un México de Leyes, sin perder de vista los postulados de la zapatistas revolucionarios.

 Con la representación del Presidente Enrique Peña Nieto, ante la estatua ecuestre de Zapata en la entrada de la ex hacienda de Chinameca, Morelos, el subsecretario de Desarrollo Agrario de SEDATU, Gustavo Cárdenas Monroy, expresó también que el pensamiento de Emiliano Zapata sigue vigente.

 En primer lugar, luchó por la tierra en manos de los campesinos, se dio el reparto masivo que abarca a 33 mil núcleos agrarios, en manos de 5 millones de familias rurales. La instrucción del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, dijo, es en el sentido de “avanzar de manera expedita en la solución de problemas agrarios a favor de las familias campesinas”.

 Puntualizó que en la actualidad se dan apoyos productivos, se promueve la organización, la transferencia de tecnologías, el financiamiento, la capacitación y promoción de exportaciones que, en nuestros días, son prácticas cotidianas y dijo que todas estas acciones se derivaron de la Ley Agraria, en particular del Artículo 27 constitucional.

En políticas públicas, dijo, en los últimos años se ha establecido la debida coordinación entre instituciones federales que tienen que ver con el desarrollo del campo mexicano.

 Así, la SAGARPA, SEDATU y SEDESOL, han establecido una estrecha coordinación para que los productores del campo cuenten con los apoyos necesarios desde la perspectiva técnica, financiera, distribución de maquinaria y equipos, investigación y transferencia de conocimientos; certeza jurídica de sus parcelas y promoción de las exportaciones.

 Esa coordinación institucional, añadió, ha permitido instalar, en esta administración, el Consejo Agrario de Morelos, en primera instancia, y en las 31 entidades restantes, como una forma adicional de solventar los problemas y rezagos que persisten en materia agraria.

 En su oportunidad, el dirigente de la Confederación Nacional Campesina, Rubén Escajeda Jiménez, destacó que es un deber de todos los campesinos del país, honrar a Emiliano Zapata en cada aniversario luctuoso y exaltó la figura del “caudillo del sur”. Dijo que “sólo los grandes son capaces de emprender una tarea revolucionaria como la que encabezó el prócer”, junto con Pancho Villa y otros revolucionarios.

 “Zapata y Villa, apuntó, dieron vida a la Primera Revolución Social del Siglo XX”. Y destacó también que “Las balas no asesinan a las ideas”, y añadió que la muerte de Zapata no ha sido en balde, porque persiste su pensamiento a pesar del tiempo y de algunos gobiernos, con una clara intención de que no han sido priistas.

 El líder Escajeda Jiménez encabezó a más de 800 campesinos de la organización, y previo a la ceremonia oficial, se realizó una cabalgata que reunió a campesinos de varias comunidades de Morelos, en un acto multitudinario para recordar al líder desaparecido que luchó por el respeto de los derechos de los campesinos.