Se practican 25 millones de abortos cada año

En alrededor de veinticinco millones de abortos que se practican anualmente en el mundo se utilizan métodos poco seguros que ponen en riesgo la vida de las mujeres. Este número constituye casi la mitad de este tipo de prácticas.

Las cifras fueron dadas a conocer este jueves de manera conjunta por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Guttmacher en la revista «The Lancet».

El análisis estudió datos facilitados por 184 países miembros de la OMS en el periodo comprendido entre 2010 y 2014.

La mayoría de los abortos practicados con alto riesgo, el 97 por ciento del total, tienen lugar en África, Asia y Latinoamérica debido a la ausencia de políticas sanitarias adecuadas ya sea a la dificultad de acceso o a métodos anticonceptivos.

El número total de abortos a nivel mundial se ha mantenido estable, poco más de 55.7 millones anuales.

“Unos 49.1 millones tienen lugar en África, sobre todo en la región subsahariana, seguida por Asia y Latinoamérica”, explicó al diario ABC la doctora Bela Ganara, coautora del informe.

“Sin embargo, el número de abortos inseguros llevados a cabo en el mundo es aún muy elevado, principalmente en los países en desarrollo donde cinco de cada diez abortos se llevan a cabo bajo condiciones muy peligrosas para la mujer y, también en los países industrializados con una proporción de uno por cada diez”, añadió.

“En el continente europeo se contabilizan unos 4.2 millones de abortos anuales, de los cuales 750 mil tienen lugar en los países de la cuenca del mediterráneo, entre los que se encuentra España. Aunque no existen cifras detalladas por países, el 10 por ciento de los abortos practicados en esta zona se realizan utilizando métodos con alto riesgo para la salud”, indicó Ganara.

La doctora concluyó diciendo que un tercio de los abortos inseguros son practicados “por personas sin formación médica adecuada practicando métodos de raspado o medicamentos a base de misoprostol” y un 14 por ciento son ejecutado con métodos peligrosos como la introducción de objetos o la ingesta de brebajes a base de hierbas.